Fundación Medica sobre la Flebotomia

flebotomia o sangria terapeutica

La sangría terapéutica o flebotomía es un tratamiento médico en direccion a resolver diferentes enfermedades hematológicas, la hemocromatosis es una patología más común. Otras patologías que requieren de este procedimiento son la policitemia vera, poliglobulia,  y anemia sideroblástica hereditaria.

 

El proceso de sangrado terapéutico es una técnica muy fácil desde el punto de vista medico, similar a la que se lleva a cabo en una donación de sangre, por lo que los pacientes que son sometidas a ella no deberían temer a posibles complicaciones. Dicho procedimiento es realizado por personal de Enfermería, el cual es bien tolerada por la mayoría de los pacientes, y sobre dicho personal recae la responsabilidad de la vigilancia y la recuperación del paciente mientras dure el procedimiento.

LOS OBJETIVOS:

El objetivo primordial del sangrado terapéutico es ampliar el conocimiento sobre dicha técnica y la forma de llevarla a realizar, tanto por parte de personal sanitario como por parte de los pacientes que son inducidos a ella y precisan saber qué es lo que le van a hacer.

Otro objetivo sería conocer las posibles enfermedades hematológicas más relevantes que requieren dicha práctica.

UTILITARIOS Y PROCESOS

Se realizó una revisión muy extensa acerca de las diferentes enfermedades hematológicas que requieren tratamiento de sangría terapéutica, de la forma de realizar dicha técnica y sus posibles complicaciones.

Mas sobre  El Flebotomista - Desempeño y Funciones

Situación de la sangría terapéutica en tiempos pasados y actualidad

Antiguamente la práctica de sangrías terapéuticas se llevaba a cabo para restablecer la cantidad de sangre en el cuerpo humano, ya que en la Edad Media se pensaba que la mayoría de las enfermedades eran debidos a un desequilibrio entre humores-sangre, flema, bilis y atrabilis o bilis negra.

“Extrayendo la sangre se elimina la enfermedad” era el lema de los médicos en tiempos de la edad media.

Uno de los procesos principales de sangría era el uso de sanguijuelas que se colocaban en el área del cuerpo del paciente afectada, dicho gusano absorbería la sangre antes de caerse.

Por otra parte encontrábamos la “venesección” que consistía en realizar una insicion en el brazo y proceder a su drenado. Se solía realizar con una lanceta de unos 2.9 centímetros de largo, penetrando en la vena y permitiendo salir el flujo de sangre por esa pequeña herida. 1

Hoy en dia, la sangría sólo se utiliza para el tratamiento de la hemocromatosis o la policitemia vera y el procedimiento de practicarla ha cambiado en su totalidad. Dicho proceso se lleva a cabo de la misma manera que una donación sanguínea, con la diferencia de que esta sangre no puede ser obtenida para tratar a otras personas y debe ser desechada. Por esta razón, a pacientes con patologías que necesiten este tratamiento, se les aconseja también realizar donaciones sanguíneas;  de esta manera esa sangre puede ser aprovechada para otros fines.

La plétora o eritrocitosis es un trastorno de la médula ósea que lleva a un aumento anormal de los volúmenes de células sanguíneas. Principalmente afecta a los glóbulos rojos, aunque también a las medidas de plaquetas y glóbulos blancos. Se presenta con mayor asiduidad en hombres que mujeres y normalmente su aparición está asociada a la mutación de un gen por causas irreconocibles.

La hemocromatosis es una dolencia hereditaria en la cual se produce un aumento excesivo de la filtración de hierro y como consecuencia, se produce un acumulo anómalo del mismo en diferentes áreas de los órganos del cuerpo humano.

Existen algunos factores clínicos que influyen en la manifestación de dicha enfermedad: edad (a partir de los 51-61 años de edad), consumo de alcohol,ciertas mutaciones genéticas,  vitamina C. Por el contrario, la realización de donaciones sanguíneas avisa  la aparición de dicha enfermedad.

El tratamiento para dicha patología consiste en desechar la cantidad de hierro aglomerado en el organismo mediante la disposición de sangrías o flebotomías.

Practicas de sangría terapéutica

La sangría terapéutica consiste en la extracción de una cantidad de sangre, alrededor de 450 Cc. a un paciente, con el proposito de tratar las patologías hematológicas anteriormente citadas. Con la sangría se extrae masa de células sanguíneas y volumen de sangre, por cada extracción de 500 ml de sangre se extraen 200 – 250 ml de hierro.

Elementos necesarios

  • Ficha del paciente donde ubicamos todos sus datos y antecedentes personales donde registraremos la cantidad de sangre extraída y si hay presencia de otras complicaciones.
  • Sillón o camilla donde se establecera al paciente
  • Tensiómetro
  • Bolsa de sangre con capacidad de 450cc unida a aguja para punción
  • Esparadrapo u otros vendajes
  • Peso para controlar la cantidad de sangre extraída
  • Desinfectante para la piel
  • Gasa o algodón
  • Compresor de goma
  • Zumo

Tecnicas

  • Se recepciona al paciente en el área donde se le vaya a realizar la extracción terapéutica y deberemos preguntarle por la hoja de petición del médico donde figura el número de sangrías a realizar y el volumen de sangre a extraer.
  • Consultar al paciente si se encuentra en ayunas. Estos pacientes deben haber desayunado para evitar posibles complicaciones relacionadas con hipotensión arterial o hipoglucemia.
  • Se le pedirá que se incline en el sillón o camilla donde se procedera a realizar la extracción.
  • Se empezara la toma de la tensión arterial. Tensión arterial sistólica superior a 160 mmHg y tensión arterial diastólica mayor a 100 mmHg, tener precaución y consultar con el hematólogo. Del mismo modo ocurre si el paciente presenta una tensión arterial sistólica por debajo de 100 mmHg.
  • Se tranquilizará y explicará al paciente el metodo de la técnica si es la primera vez que se le realiza.
  • Dispondremos el compresor de goma en el brazo del paciente para conseguir la ingurgitación de la vena.
  • Revisaremos, sentiremos y escogeremos la vena adecuada para la punción venosa.
  • Una vez escogida la vena, procederemos a la desinfección de la piel mediante el empleo de alcohol.
  • Pediremos al paciente que plegue el puño
  • Procederemos a la punción de la vena elegida y pondremos la bolsa sobre el peso para controlar cuando esté completada la extracción de los 400 cc.
  • Ubicaremos la aguja con un trozo de esparadrapo y otro vendaje.
  • Después de la punción venosa, aflojar el compresor.
  • Se le pedirá al paciente que si en algún momento se siente mal, lo comunique.
  • El peso nos anunciara cuando se rellene la bolsa de los 400 cc en volumen de sangre.
  • Pinzaremos la bolsa y procederemos a la retroceso de la aguja.
  • Una vez sacada la aguja, el paciente deberá hacer presión en la zona de punción con el brazo estirado durante 3 a 4 minutos.
  • Posteriormente colocaremos un apósito o realizaremos un vendaje de compresión.
  • Dicha sangre extraída debe ser eliminada.
  • Nos aseguraremos que el paciente se encuentre correctamente, sin molestias.
  • Deberá situarse sentado en observación unos 15-20 minutos.
  • Le ofreceremos un zumo o algo para beber.
  • Daremos una serie de sugerencias para que el paciente siga a lo largo del día: deberá beber cantidad de líquidos adecuada para una buena reposición, se recomienda que no conduzca de camino al hogar o trabajo y que durante el resto del día no realice esfuerzos de gran intensidad.
  • Por último, elevaremos  al paciente asegurándonos que se encuentra en buenas condiciones y le daremos permiso para que pueda irse a su hogar recordándole la fecha de la próxima extracción terapéutica.
  • Guardaremos todos los datos, incluido el nombre de la enfermera que realizo la técnica, así como la presencia de posibles malestares.

Posibles efectos secundarios o complicaciones

Este tipo de extracciones se suelen tolerar muy bien, de hecho se hacen millones todos los años a los donantes de sangre, por lo cual las reacciones severas son excepcionales. Estas pueden ser:

  • Hematomas en el lugar de la punción
  • Mareos
  • Descenso de la tensión arterial
  • Pérdida de conciencia o síncope 5

CONTRAINDICACIONES

Generalmente no hay contraindicaciones que impidan el empleo de la sangría terapéutica, aunque hay en ciertos casos que no se suele utilizar porque suponen un riesgo para el paciente:

  • Problemas muy graves de corazón
  • Problemas graves de tensión arterial
  • Algunos tipos de epilepsia

Uno de los procedimientos de la sangría terapéutica es realizado con copas de succión. A continuación vera como sustraen la sangre de la parte espaldar.

Conclusiones finales

Tanto la práctica de sangría terapéutica como las indicaciones de dicha técnica han variado a lo largo del tiempo, llegando a ser un tratamiento no farmacológico prescrito por personal médico y llevado a cabo por personal de Enfermería para diversas anomalías y patologías hematológicas.

Como hemos visto, dicha técnica es muy sencilla y es el personal de Enfermería el que debe estar capacitado para llevarlo a cabo además de la correcta vigilancia y tratamiento adecuado del paciente, todo para evitar posibles complicaciones.

Pese a que se trate de un procedimiento sencillo y seguro, seremos nosotros los encargados de que el paciente se sienta tranquilo y en buen estado, presente bienestar y no presente nerviosismo ni miedo de enfrentarse a dicho procedimiento. Esto lo conseguiremos mediante una correcta explicación del procedimiento y mostrándonos profesionales con el paciente.

 

Bibliográfia:

Procesos: portalmedico

Materiales y aplicaciones : https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4957680

Elementos: http://www.genesisbps.com/therapeutic-phlebotomy.html

Comments are closed.